Seguro segunda vivienda: disfruta de tus vacaciones

seguro_segunda_vivienda

¡Las vacaciones ya están aquí! El verano ha llegado, es hora de hacer las maletas y mudarte a tu segunda residencia. Pero igual que en tu hogar habitual, tu segunda vivienda también puede sufrir desperfectos, averías e incluso robos.

Por ley, se considera segunda residencia a la vivienda que está más de tres meses al año sin habitar. El seguro para la segunda vivienda no es obligatorio, pero si es recomendable contratar una póliza ante la posibilidad de accidentes eléctricos, accidentes climatológicos, fugas de agua, robos, etc. para tu tranquilidad y la de tu familia.

Puedes encontrar una gran variedad de coberturas y prestaciones para proteger tu residencia de vacaciones. Te recomendamos contratar para tu segundo hogar una póliza que cubra lo básico, y posteriormente, analizando todas las características que posea tu vivienda debes ampliar las coberturas y las prestaciones para que se adapte a las necesidades adecuadas.

Así pues, aquí te dejamos unas pequeñas recomendaciones para gestionar el seguro de tu residencia de vacaciones.

¿Qué debes tener en cuenta a la hora de contratar un seguro para tu segunda vivienda?

1.- Tiempo que permanece sin habitar

Es importante que valores el tiempo que tu vivienda permanecerá vacía. Pueden ser unos pocos meses o puede ser casi un año. Tu vivienda puede sufrir daños y desperfectos tanto si la habitas y utilizas a menudo, como si por el contrario, la utilizas en contadas ocasiones.

2.- Ubicación de la vivienda

Este punto es uno de los más importantes a la hora de contratar el seguro de segunda vivienda. Depende de dónde esté ubicada tu vivienda necesitaras un tipo de coberturas u otras. No es lo mismo tener un chalet en la playa que puede sufrir inundaciones, una casa en el cantábrico sometida a huracanes de viento o una casa a las afueras de la ciudad.

Tampoco es lo mismo tener un piso en un edificio en el centro de la ciudad que un chalet en una urbanización alejada del centro. Por ejemplo, los robos, son más frecuentes en viviendas alejadas y con pocos vecinos.

3.- Accidentes naturales

En ocasiones la naturaleza provoca ciertos accidentes que son inevitables: inundaciones, fuertes nevadas, huracanes, etc. Los desperfectos que normalmente padecen las viviendas son importantes y costosos.  Así pues, este es un punto a tener en cuenta a la hora de contratar el seguro para tu segunda vivienda.

4.- Seguro de daños a terceros

Recomendamos asegurar la vivienda e incluir la cobertura de seguro de daños a terceros. En varios meses tu vivienda no estará habitada y si ocurre algún accidente este puede perjudicar a tus vecinos sin tu poder evitarlo.

.

Las segundas residencias son para disfrutar y desconectar, ya sea en verano o durante las vacaciones que tengas durante el año. Lo mejor que puedes hacer es contratar un seguro para tu segunda vivienda y estar tranquilo y seguro ante futuros percances.

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>