¿Sufres los impagos de tu inquilino? Existen medidas legales que puedes emprender.

 

impagos inquilino

La Ley de Arrendamientos Urbanos considera que la protección del propietario de una vivienda ante impagos es una prioridad, pero en la realidad, no es tan sencillo. Cuando el arrendador se enfrenta ante los impagos reiterados de sus inquilinos, es necesario que los pasos que se den sean los correctos para poder llegar a un acuerdo y postergar la vía judicial.

En realidad, el propietario de la vivienda puede demandar tras el primer mes de impago, pero se aconseja avisar al inquilino previamente por vía amistosa. Si de ese modo tampoco se consigue llegar a ningún acuerdo, se debería notificar al inquilino de la siguiente manera:

  • Mediante un burofax al domicilio a través de correos, acuse de recibo y certificación del contenido.
  • Telegrama: con las mismas condiciones que el burofax.
  • Aviso por vía notarial.

El contenido de este aviso deberá incluir la totalidad pendiente a pagar y el plazo de tiempo que el inquilino tendrá (desde que se comunica el aviso ) para abonar la cantidad adeudada. Si de este modo no se salda la deuda, se podrá comenzar la demanda legal.

¿En qué consiste la demanda legal?

En este procedimiento se pide al inquilino que pague la deuda y se le avisa del desahucio si no la paga.  Este paso se debe realizar siempre con un abogado y procurador, y supondría un coste para el propietario. Para evitar esta situación, existe un seguro de impago de alquileres que responde legalmente en caso de emprender esta vía judicial.

La demanda se presentará en los juzgados de primera instancia del domicilio en cuestión. El juzgado notificará en el domicilio de la vivienda alquilada el procedimiento y pondrá fecha al mismo. En este punto, el inquilino podrá pagar tanto la deuda inicial como las mensualidades en cualquier momento antes de la vista del juicio, si lo hace, el procedimiento se paralizaría excepto en dos posibles situaciones:

  • En caso de ser el segundo procedimiento por falta de pago de ese inquilino.
  • Que entre la recepción del aviso y la fecha en que se puso la demanda de desahucio haya pasado más de un mes sin que el inquilino intente pagar la deuda en ese plazo.

En definitiva, si no se paga la deuda o si se paga pero con alguna de estas dos excepciones, el procedimiento acabaría en el desahucio del inquilino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>