Mantenimiento de vehículos: ¿Cómo cuidar tu coche en invierno?

mantenimiento vehículos- cuidar-coche-invierno

Cuando llega el frío nos preparamos para la ocasión: abrigo, bufanda, guantes e incluso gorro y orejeras. Todo lo necesario para no resfriarnos y para protegernos de las bajas temperaturas. Este es un ritual que seguimos todos los años y que nos asegura esa calidez tan necesaria para nuestro bienestar. Si nos equipamos de esta forma tan completa todos los inviernos, ¿por qué no hacemos lo mismo con nuestro coche?

El mantenimiento de vehículos en esta época del año es esencial para evitar futuras averías y por ello hoy desde Segurgent queremos daros algunas claves para cuidar vuestros vehículos durante estos meses.

Por un lado, es muy importante saber dónde dejamos nuestro coche cada noche. Lo ideal es resguardarlo en un garaje o bajo un tejado puesto que las bajas temperaturas inciden tanto en la carrocería como en la batería o el motor. En el caso de que no sea posible, hay que seguir un ritual todas las mañanas: esperar varios minutos una vez arranquemos el motor antes de empezar la marcha. De esta forma nos aseguraremos de que todos los líquidos que garantizan el correcto funcionamiento del motor lleguen a la temperatura adecuada.

Por otro lado, es esencial equipar nuestro vehículo y más si vivimos o nos desplazamos a una zona donde se puedan producir nevadas. Es muy útil llevar siempre una paleta de plástico para rascar la escarcha que se suele acumular en la luna delantera ya que esto mejorará considerablemente nuestra visibilidad en carretera. Además, será indispensable poner cadenas si sabemos que está nevando o llevarlas de repuesto por si acaso.

La preparación de los neumáticos también es primordial en invierno. Debemos reajustar las presiones y cambiar las ruedas si es necesario, pues al bajar las temperaturas, el caucho se vuelve más duro y pierde flexibilidad. Para ello, y para conseguir la máxima seguridad y control del turismo, existen neumáticos de invierno que se adhieren mejor al pavimento y que ofrecen mucha más estabilidad.

Los frenos también necesitan especial atención durante esta época del año, ya que además de que sufren más de la cuenta, no responden de la misma forma con lluvia o nieve. Y es que, cuando hay lluvia, la distancia de frenado se duplica y cuando hay hielo se multiplica por 10 y por ello es extremadamente importante revisar los discos de freno, el líquido y las pastillas.

El mantenimiento de vehículos es necesario durante el invierno porque de lo contrario podemos sufrir averías o accidentes que se podrían haber evitado. En estos casos, y para sentirnos protegidos, hay que contratar un buen seguro de coche que nos de esa estabilidad y tranquilidad que necesitamos en la carretera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>