No a la operación bikini, sí a la dieta mediterránea

operacion_bikini

 

A medida que se acerca el verano la gente se vuelve a acordar de que tiene unos kilos de más y los quiere eliminar de manera rápida antes de las vacaciones para poder lucir un cuerpo ideal. Para ello, muchos se someten a la famosa “operación bikini”, esperando, de forma milagrosa, adelgazar todos los kilos de más que han ido cogiendo durante el resto año.

Estas dietas milagro que prometen eliminar muchos kilos en poco tiempo, están totalmente desaconsejadas por los médicos, puesto que no es saludable, ya que el cuerpo puede no obtener todos los nutrientes necesarios, y además pueden provocar un “efecto rebote” que es perjudicial, tanto estéticamente como para la salud en general.

Por tanto, los especialistas recomiendan no optar por estas dietas “milagro”, sino por un estilo de vida saludable y equilibrado durante todo el año, siguiendo la dieta mediterránea, hidratándose de forma adecuada y haciendo ejercicio físico de forma regular.

Veamos de forma concreta cuáles son las pautas a seguir:

- Alimentación sana y equilibrada. Tenemos la suerte de tener una dieta muy completa y saludable como es la dieta mediterránea. Consiste en el consumo de frutas (5 piezas al día), verduras, pescados, mariscos, carnes blancas, aceite de oliva y trigo, realizando al menos 5 comidas al día.

Está científicamente demostrado que el consumo de este tipo de dieta beneficia a la salud, ya que reduce hasta en un 30% la posibilidad de sufrir enfermedades cardiovasculares y cáncer, y aumenta la esperanza y calidad de vida.

Hidratación. Los expertos recomiendan beber, al menos, entre un litro y medio y dos litros de agua al día, aunque esto depende de otros factores como la edad y el sexo.

Según los datos del III Congreso Nacional de Hidratación, los niños de entre 9 y 13 años deben consumir unos 2,1 litros diarios, mientras que las niñas deben consumir unos 1,9, por lo menos. En adultos, el hombre debe tomar hasta 2,5 litros, mientras que la mujer debe beber 2 litros diarios, a no ser que esté embarazada o en periodo de lactancia, en cuyo caso deberá consumir 0,3 y 0,7 litros más, respectivamente.

Cabe señalar, que la ingesta de agua no debe hacerse necesariamente mediante agua propiamente dicha, sino también pueden tomarse otras bebidas que la contengan, como las infusiones, o también a través de la comida. Se recomienda que un 75% – 80% provenga de las bebidas y un 20% – 25% de los alimentos.

Practicar ejercicio físico de forma regular. Hacer deporte ofrece muchos beneficios, no sólo físicos sino también psicológicos. Aumenta la autoestima, la autoconfianza, mejora la memoria, la estabilidad emocional, el funcionamiento intelectual, reduce el estrés, alivia la ansiedad, previene el deterioro cognitivo, produce químicos de la felicidad, aumenta la capacidad cerebral y la concentración, entre muchas otras cosas.

En general, el ejercicio físico es totalmente recomendable, ya que mejora la salud en todos sus aspectos.

En definitiva, no se deben esperar milagros después de un año entero de malos hábitos, sino que se debe implantar un estilo de vida sano y equilibrado durante todo el año. Así, realizarás una dieta de forma segura, te sentirás mejor contigo mismo y tu cuerpo te lo agradecerá. Si aún tienes dudas, desde Segurgent te recomendamos que consultes con un especialista, que te sabrá asesorar y aconsejar sobre las pautas que debes realizar de manera concreta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>