Arrendador y arrendatario: contrato de alquiler. ¿Quién paga qué?

contrato de alquiler

Cuando habitamos o utilizamos una de nuestras propiedades, no hay duda de quién paga los gastos. Pero, ¿qué pasa si decidimos alquilarla? ¿Qué gastos pago yo y cuáles el nuevo inquilino?

Es muy frecuente encontrar situaciones de conflicto entre propietario e inquilino a la hora de asumir ciertos costes.

La ley de Arrendamientos Urbanos publicada en el BOE, contempla una serie de deberes que tienen que asumir ambas partes, pero estos artículos resultan muy ambiguos y no siempre queda claro cómo repartirlos. Así pues, esta ley deja un espacio de libertad para que algunos de los gastos se pacten entre el casero y el inquilino.

Lo primero que debemos realizar es un contrato de alquiler. Este contrato lo redacta el propietario y debe reflejar muy detalladamente:

  • Los pactos que se deben cumplir durante el periodo de alquiler.
  • Los gastos que asumirá cada parte.

 Aunque lo más recomendable es llegar a un buen acuerdo entre el arrendatario y el arrendador, si el contrato no dice lo contrario, en general, los gastos se reparten de la siguiente manera:

  • ¿Quién paga el IBI?

Esta partida corre a cargo del casero. Según CAF Madrid el pago de este impuesto se realiza por tener una propiedad, y es el propietario quién debe abonarlo. De todas maneras siempre se puede pactar entre ambas partes en el contrato.

  • ¿Quién paga la comunidad de vecinos?

Hoy en día muchos de los propietarios derivan este pago a sus inquilinos, pero tanto la comunidad de vecinos como el CAF Madrid están de acuerdo en que los gastos de comunidad los debería pagar el propietario.

  • ¿Quién paga las tasas de basura?

Esta partida, por regla general, la paga el inquilino. La factura se gira directamente al propietario pero es el arrendatario quien se beneficia y por tanto el usuario final.

  • ¿Quién paga el seguro de la casa?

Lo lógico es que lo pague el propietario, ya que el  seguro de hogar es algo que él ha contratado. Si el inquilino quiere asegurar sus pertenencias dentro de la casa, puede contratar otro seguro y asumir el gasto de esta nueva póliza.

  • ¿Quién paga los suministros básicos?

En este punto no hay duda: la luz, el agua, el gas y todo lo que pueda medirse en contador individual corre a cargo del inquilino.

  • ¿Quién paga las averías?

Si el propietario rompe algún mueble o electrodoméstico deberá hacerse cargo, pero si se produce una avería por haber hecho un uso excesivo o por el paso del tiempo, corre a cargo del arrendador.

  • ¿Quién paga multas por hacer ruido?

Si el inquilino produce ruido exagerado como puede ser: tener la música alta, organizar una fiesta, poner estanterías, etc. y llega una multa, irá a nombre del arrendador pero deberá pagarla el arrendatario.

En resumen, estos gastos pueden variar según contrato, por eso es importante que ambas partes lleguen a un consenso. Además, el propietario, para quedarse más tranquilo puede contratar un seguro de impago de alquileres. El inquilino, por su parte, deberá respetar los puntos firmados en el contrato, cuidar la propiedad y pagar puntualmente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>