Combatir la astenia primaveral: consejos de salud y alimentación

astenia primaveral

Llega el buen tiempo, el sol, la alegría, la vitalidad, la primavera y…“la primavera la sangre altera”.

¿Te notas últimamente más cansado, te cuesta dormir, estás desmotivado a la hora de realizar cualquier actividad, te sientes triste? Si es así, posiblemente sufras astenia primaveral.

Los estudios de estos últimos años revelan que más de la mitad de la población padece astenia. Una encuesta del Centro de Investigación sobre Fitoterapia asegura que el 56% de los españoles se sienten cansados y con baja energía cuando llega la primavera.

Pero tranquilo, ¡que no cunda el pánico!, los expertos aseguran que no es una enfermedad, sino un cúmulo de síntomas pasajeros que afectan a nuestro organismo durante los cambios de estación.

Si padeces astenia, las señales más comunes que puede manifestar tu cuerpo son: cansancio; desmotivación; alteraciones de humor; falta de energía; dificultad para dormir; nerviosismo y ansiedad; disminución del apetito sexual; tristeza, debilidad, fatiga; dolor de cabeza; falta de concentración.

Estos síntomas son más frecuentes en mujeres que en hombres, y empiezan a manifestarse alrededor de los 30 años.

Pero, ¿por qué aparecen estos síntomas durante el cambio de estación?

Entre las posibles causas de la astenia primaveral podemos encontrar:

  • El cambio de hora: hay una hora más para aprovechar el día, tienes más horas de sol, el día se alarga y tu biorritmo se altera.
  • Modificaciones ambientales: la presión atmosférica varía, aumenta la temperatura, hay una variación de la humedad…estos factores afectan a tu organismo.
  • Adaptación lenta: tu cuerpo se adapta a los cambios estacionales, pero si la adaptación es lenta es cuando aparecen los síntomas de cansancio y malestar general.

¿Qué puedes hacer para prevenir la astenia?

Para combatir la astenia primaveral no es necesario que te mediques.  Los expertos recomiendan llevar unos hábitos de vida saludables y seguir estas sencillas pautas:

  • Alimentación sana y equilibrada. Basada en la dieta mediterránea, rica en frutas y verduras. Es importante que realices las cinco comidas diarias. 
  • Dormir bien. Debes dormir unas 8 horas al día. Debes cenar 2 horas antes de ir a la cama y es recomendable no consultar ningún aparato tecnológico.
  • Rutina fija. Debes tener unos horarios muy marcados, tanto en tu descanso como en tu alimentación. La incertidumbre nos provoca ansiedad, pero si tienes un control y unos horarios esta ansiedad disminuye.
  • Beber 2 litros de agua al día.
  • Hacer ejercicio regular y moderado. Estas actividades aumentaran tus endorfinas y la vitalidad.
  • Jalea real. Si lo crees necesario, puedes tomar este complemento vitamínico por las mañanas para tener más energía.

Estas costumbres sanas y ordenadas, además, también te ayudaran a fortalecer tu organismo y aumentarán tu bienestar y autoestima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>