10 consejos para proteger tu salud en la oficina

salud y seguridad en la oficinaNuestro puesto de trabajo es el lugar en el que permanecemos la mayor parte del día y es por eso que  tener una buena actitud y ser productivos son los principios fundamentales para llegar a disfrutar al máximo de nuestra jornada laboral. Pero además, también es nuestra responsabilidad conseguir una mayor calidad de vida y proteger nuestra salud y seguridad durante las horas que pasamos en la oficina.

Adquirir unos hábitos saludables en el día a día, nos mantendrán a raya de sufrir cualquier enfermedad relacionada con el sedentarismo y nos ayudará a mantener una actitud positiva.

  1. Asegúrate que tu mesa es ajustable. Si pasas muchas horas realizando trabajos de oficina, la mesa debería adaptarse a tu altura para poder sentarte de forma adecuada sin que te cuelguen los pies o inclines tu espalda.
  2. La silla debería adaptarse a tus movimientos y evitar la rigidez de tu cuerpo. Lo ideal es que sea ergonómica, que permita el movimiento durante todo el día mientras estés sentado. Apoya tu espalda en el respaldo para sentarte de forma erguida.
  3. Para evitar la retención de líquidos y activar la circulación sanguínea, lo ideal es contar con un escalón para los pies.
  4. Apuesta por el teclado ajustable en tu empresa. Éste evitará que las muñecas queden presionadas en el escritorio o en el teclado. Si esto sucede, el dolor lo  podrás notar en el cuello, espalda o llegar a sufrir el síndrome del túnel carpiano, que pude provocar entumecimiento, hormigueo, debilidad o daño muscular en la mano y dedos.
  5. ¿Sueles hablar mucho por teléfono? Si la respuesta es afirmativa, liberarás la tensión utilizando una diadema, reducirás el dolor de cuello y hombros.
  6. Normalmente trabajamos bajo focos directos de iluminación, y muchas veces, no iluminan correctamente el espacio. Si utilizamos una lámpara ajustable, reduciremos la fatiga visual y el dolor de cabeza. Lo ideal es que la luz provenga del lado contrario al que escribimos.
  7. Elige un ratón inalámbrico, sin cables y con soporte integrado. Ayudará a que mantengas una buena postura.
  8. Camina, camina y camina. Si durante tu jornada no tienes la oportunidad de levantarte cada cierto tiempo a dar unos pasos por tu oficina, aprovecha momentos como la hora de comer para caminar unos 20 minutos. Es una manera de introducir un poco de ejercicio para activar los músculos y relajar la mente.
  9. Aliméntate bien y no delante del ordenador. Si no tienes más opción que comer en el trabajo, organízate. Una solución es tener estipulado cada día de la semana un menú variado y equilibrado, y por supuesto, tómalo en otro contexto que no sea tu escritorio. Y recuerda: huir de la comida rápida y los bocadillos, debería ser tu prioridad.
  10. Aunque puede resultar difícil, deberías conseguir reducir la sobrecarga y la presión en el trabajo. El agotamiento crónico es fruto del trabajo excesivo y el estrés laboral y la tensión podría conducirte a la hipertensión. Organizar el tiempo dentro del horario laboral y moderar la carga de tareas, además de descansar cada tres horas, es una buena manera de empezar a respirar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>